Lamujerdemivida
 
Links
Lamujerdemivida.
Suscripciones
Kalil
Revista Acontecimiento
Encerrados Afuera
Orsai
Tomas Hotel
El Blog de Cook
Bacanales Lupanar
 
Posts previos
Nos mudamos
Juicy judgement
FAMA
YA ESTÁ EN LOS KIOSCOS
Nuevo siglo, nueva sigla II
Nuevo siglo, nueva sigla
La Argentina en la Feria de Frankfurt 2010
Peor es nada
YA ESTÁ EN LOS KIOSCOS
Riccardo Orizio entrevistó a siete dictadores que...
 
Archivo
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
agosto 2007
septiembre 2007
octubre 2007
noviembre 2007
diciembre 2007
marzo 2008
abril 2008
mayo 2008
junio 2008
julio 2008
septiembre 2008
octubre 2008
noviembre 2008
diciembre 2008
 
Powered by Blogger
 
jueves, diciembre 04, 2008
Nos mudamos
 
El blog de Lamujerdemivida migró acá. Ahí nos vemos...
 
posteado por La mujer de mi vida a 1:59 p.m. | 5 comentario(s) | links a este post
 
 
 
domingo, noviembre 16, 2008
Juicy judgement
 


"Qué inmundicia su civilización. Son capaces de ensuciar la luna pero no de calentar un departamento. Si fueran vivos inventarían robots que irían a buscarme un jugo de fruta cuando tengo ganas".
Simone De Beauvoir, La mujer rota
E.Z.
 
posteado por La mujer de mi vida a 11:45 p.m. | 4 comentario(s) | links a este post
 
 
 
viernes, octubre 31, 2008
FAMA
 

Existen famas de primera y famas de segunda; de leading voice y de baterista. No es lo mismo ser Paul que ser Ringo. Ni ser Kusturica que ser parte de su No Smoking Orchestra.
Hace unas semanas, Emir y los suyos viajaron en el mismo buque que tomé camino a Uruguay: iban en los asientos de al lado, en los de adelante, en los de atrás. La banda parece la versión serbia de los Auténticos Decandentes: son muchos, pasaron los 40 y todavía se sientan sobre las rodillas para hablar con el compañero que se sienta atrás. El compañero popular es el que además vive de filmar, el serbio con sede en Cannes. Por eso lo de la disparidad de famas. De todos, sólo uno era “conocido”: el de la cara de sueño y la remera lisa. A falta de portación de rostro, los otros músicos lucían pequeñas marcas, signos que daban cuenta de quiénes eran: uno con remera recitalera impresa con las fechas de las giras de la banda (su banda) por el mundo; otro, luciendo en la pechera el logo de Le Temps des Gitans. Iban marcados de sí mismos; contraseña efectiva para que las pupilas anónimas codearan al de al lado: “mirá, ahí está uno de la banda de Kusturica”.
Y como si a la ruta Buenos Aires-Montevideo le viniera faltando rock, en el mismo barco iban Los Ramones (o lo que queda de ellos). En el free shop, indeciso y sin saber si llevarse los peanuts o las nuts (mirá qué loco que estas nueces yanquies lleguen hasta acá), su líder se agachaba para alcanzar una latita de maní, mientras la señora que casi lo pisa decidiéndose entre las aceitunas con salmón o limón del estante de arriba estuvo más cerca de sus pantalones chupines que cualquiera de las groupies que forcejearon para salvar el pogo y llegar al paravalanchas de la primera fila del campo.
La primera fila nunca es para escuchar mejor. Es para ver. Para verlos. Mientras tanto, los que no son fans, los que tomaron un barco y compran delicatessen de freeshop, los que preguntan en voz baja ‘¿quiénes son?‘, de pronto los tienen ahí, a un asiento de distancia, mirando el río y esperando, como todos, que pasen las tres horas que quedan de agua y de camino.
Sin embargo, incluso allí, no son como cualquier hijo de vecino.
Marquesinas con patas brillando sin backlight, con luz (o remera) propia.

Eugenia Zicavo
 
posteado por La mujer de mi vida a 3:37 p.m. | 1 comentario(s) | links a este post
 
 
 
miércoles, octubre 08, 2008
YA ESTÁ EN LOS KIOSCOS
 

Con ustedes, el nuevo número de Lamujerdemivida. No se lo pierdan.

 
posteado por La mujer de mi vida a 7:19 p.m. | 6 comentario(s) | links a este post
 
 
 
viernes, octubre 03, 2008
Nuevo siglo, nueva sigla II
 
Ya mucho se habló del cambio sufrido por PC, de Partido Comunista a Personal Computer. Pero los cambios siguen. Estoy limpiando la casilla de correo de Lamujerdemivida. Mucho spam por todas partes. Me llama la atención un mail que dice en el asunto: "Evaluando ERP. El ERP del futuro, ¿o del presente?". La curiosidad gana y abro el adjunto pensando en quién puede seguir debatiendo sobre los grupos armados de los setenta a esta altura del partido (quién más que Félix Bruzzone, o la presidenta, o los hijos de Rucci). Y me encuentro con esto:
"Los anuncios que en los últimos años realizaron los principales proveedores de software de gestión empresarial (ERP) mencionando la incorporación de nuevas funcionalidades, parecen girar en torno a la cadena de abastecimiento, mejorar en el servicio al cliente o herramientas para tomar mejores decisiones. ¿Hacia donde se perfilan los ERP? ¿Seguirán proveyendo la funcionalidad tradicional? ¿O se convertirán en una plataforma de integración?" Eso, apocalípticos o integrados. Si se enterase Santucho.

Marcela Basch

Etiquetas: , , , ,

 
posteado por La mujer de mi vida a 6:01 p.m. | 1 comentario(s) | links a este post
 
 
 
Nuevo siglo, nueva sigla
 
Le cuento a mi joven hermana (veintiún primaveras) de cuando iba a Villa Gesell a ver el festival de video. De cómo lo más divertido era ir a la sección paralela, donde el público, altamente interactivo, opinaba sobre los cortos al grito de guerra de ¡FF! Por qué FF, me pregunta. Por fast foward, adelantá. Ah, me dice ella, chica de dvd y web, porque ahora FF es otra cosa: friends and favorites, en el fotolog.

Marcela Basch
 
posteado por La mujer de mi vida a 6:00 p.m. | 0 comentario(s) | links a este post
 
 
 
lunes, septiembre 22, 2008
La Argentina en la Feria de Frankfurt 2010
 
En las últimas semanas se desencadenó una polémica alrededor de la Feria de Frankfurt 2010, donde la Argentina va a ser el país invitado. Esta feria, la más importante del mundo editorial, es muy distinta a ferias como la de Buenos Aires. Es casi exclusiva para editores, agentes y autores y más que libros de papel, lo que se venden son los derechos de autor.
La polémica fue alrededor de los llamados "íconos nacionales". Organizadores, periodistas y autores opinaron sobre la conveniencia de llevar a íconos como Maradona, el Che, Evita y Gardel. En medio de la discusión, un integrante de Lamujerdemivida, Sergio Olguín, escribió un artículo para la revista Ñ del diario Clarín que salió el sábado 13 de septiembre y que aquí reproducimos:


Frankfurt, la polémica
por Sergio Olguín

Me imagino al Comité Olímpico Argentino preocupado por si se iban a recitar poemas de Gelman o de Pizarnik en la Villa Olímpica de Beijing. O a los organizadores del Festival de Mar del Plata peleándose entre ellos para decidir si en la primera fila se sienta Elvio Gandolfo o Antonio Dal Masetto. Así de delirante y absurda resulta la polémica por los íconos culturales que vamos a presentar en la feria de Frankfurt 2010. Es preocuparse más por el decorado del predio con el que va a contar Argentina que por los objetivos de la feria. Como si estuviéramos más interesados en saber si las promotoras del stand van a llevar mini o pantalón elastizado que en pensar qué se va a hacer con la obra de Ricardo Piglia.

Perder tiempo en discutir cuál ícono es más pertinente resulta justamente eso: una pérdida de tiempo. Y ya faltan sólo dos años para Frankfurt 2010. Que no ocurra como en la feria de Bologna este año, donde la Argentina fue país invitado y la principal actividad fue el Foro de Ilustradores que autogestionaron los dibujantes, mientras las editoriales, las cámaras empresariales del libro y los organismos estatales, silbaban bajito en el poco seductor stand argentino.


Lo primero que habría que tener claro (funcionarios, mundo editorial y público en general) es que la feria de Frankfurt es una feria comercial donde se venden derechos de autor. Editores y agentes de todo el mundo concurren a Frankfurt con la esperanza de volver a sus lugares de trabajo con un éxito literario que les salve el año. Les interesan muy poco las bellezas naturales o artificiales del país invitado, lo linda que es su música y la calidad de sus comidas regionales. Lo que quieren es escritores que puedan vender en sus mercados editoriales. Libros que le den dinero o, al menos, prestigio para su catálogo.

Nadie duda que al ministerio de Relaciones Exteriores, se le va a agregar en algún momento el trabajo de la secretaría de Cultura de la Nación (que hasta ahora ha mantenido un preocupante bajo perfil), .Pero también es fundamental la presencia del ministerio de Economía. Cuando la Argentina promociona lo bien que hacemos la siembra directa, o intentamos explicar la ventajas de nuestro malbec sobre los vinos de otras partes del mundo, el Ministerio de Economía ofrece asesoramiento y logística. Estamos hablando de vender. De vender calidad, por supuesto.

Si la labor del Estado es fundamental para llevar adelante la participación argentina en la feria, también lo es la presencia de todos los sectores del mercado editorial. Las editoriales multinacionales a pesar de contar con los medios necesarios, suelen ser un desastre a la hora de vender al exterior los derechos sus libros. Frankfurt 2010 puede ser una buena excusa para que comiencen a hacer bien lo que siempre descuidan.

Otro error que habría que evitar es pensar que Frankfurt 2010 está dirigido al público alemán. Llevar bailarines de tango porque a los alemanes les encanta el tango no sería la mejor manera de gastar el presupuesto millonario para la Feria. Frankfurt es la oportunidad de ponernos en contacto con el mundo editorial. Los autores argentinos, en mayor o menor medida, tenemos acceso a los mercados más tradicionales (Europa Occidental, especialmente). ¿Por qué no aprovechar esta oportunidad para seducir, atosigar y hasta acosar a editores japoneses, chinos, rusos? ¿Por qué no gastar parte del presupuesto en preparar traducciones a esas lenguas de fragmentos de obras, material crítico y presentaciones de nuestros autores? Obviamente, habrá que traducir todo al inglés. Pero si se va a subsidiar el pago de alguna traducción y hay que elegir entre hacerlo al alemán o al chino, sigamos a nuestros hombres de campo que la tienen clara a la hora del dinero: el mercado está en el Lejano Oriente.


A la feria de Frankfurt tienen que ir sobre todo escritores. Esto parece una obviedad. Pero no sería la primera vez que a una feria del libro con Argentina de país invitado, terminen yendo más rockeros y folkloristas que autores. Estoy pensando en La Habana 2007.

Los escritores no sólo tienen que viajar físicamente, sino su obra. No sirve de mucho hacer catálogos con los datos bibliográficos más la habitual foto del autor en blanco y negro. Hay que mostrarle a los editores del resto del mundo que nuestros autores harían un muy buen papel en sus editoriales. Traducir fragmentos de sus libros, entrevistas, trabajos críticos es fundamental.
Llevar material audiovisual subtitulado también. ¿Por qué no aprovechar para estos fines los programas realizados por la Audiovideoteca de Escritores de la Ciudad de Buenos Aires?

Argentina ya tiene una presencia considerable en algunos mercados. No solo por Borges y Cortázar, que son a esta altura clásicos universales. Sino gracias a Luisa Valenzuela, Guillermo Martínez, Federico Andahazi, Alan Pauls, Marcelo Birmajer, Martín Kohan, entre otros autores vivos y de prolífica producción que tienen sus obras traducidas a varios idiomas. Hay que conseguir que ellos tengan todavía más mercados y que se abran las puertas para los que todavía no pudieron publicar en otras partes. Si sumamos los autores aparecidos en las antologías realizadas por Diego Grillo Trubba y Maximiliano Tomas, más la actividad de las editoriales pequeñas y medianas dedicadas al libro argentino, debe haber más de medio centenar de escritores que no deberían faltar en la Feria de Frankfurt, en persona o con sus obras.

Hay otra gente que tiene que viajar (y esta vez sí, físicamente) a la feria: los editores. Sobre todo, los que eligen libros para editoriales como Marea, Santiago Arcos, Gárgola, Tamarisco, Entropía, Vox, Mansalva, Bajo la luna y tantas otras que no cuentan con el presupuesto para mandar editores a la cita anual de Frankfurt. Porque para consolidar el mercado exterior del libro, se necesita sobre todo editores que sepan manejarse en esos ámbitos y que puedan llevar adelante políticas editoriales inteligentes para el mercado interno.

Etiquetas: , , , , ,

 
posteado por La mujer de mi vida a 11:39 a.m. | 4 comentario(s) | links a este post
 
 
 
lunes, septiembre 01, 2008
Peor es nada
 
¿Quién dijo quién dijo "La Ciudad no tiene soja, pero tiene un contenido para ofrecer que buscamos potenciarlo, y el Bafim es una oportunidad de proyectarlo al mundo"? Sí, adivinaron: un altísimo funcionario del gobierno porteño, ése que están pensando. ¿No es conmovedor el intento de este muchacho por vender cualquier cosa, todo el tiempo? Parece que estuviera compitiendo por el puesto de empleado del mes.
Sigue la gacetilla oficial: "afirmó ante un auditorio compuesto mayoritariamente por representantes de la industria musical". Menos mal, porque me imagino que a los músicos no les iba a causar mucha gracia eso del contenido para ofrecer. Otro funcionario completó la idea: "que [el Bafim, Buenos Aires Feria Internacional de Música] sirva de lugar de encuentro para que nuestros productos encuentren la demanda internacional".
A ver, no es que haya nada de malo en vender, ni que el arte tenga que divorciarse de la realidad y sus apremios económicos. Para nada. Si hasta la gente de Gallery Nights, tan paqueta ella, tan calle Arroyo y diario La Nación, está lustrando la registradora mientras difunde sus eventos culturales con estas palabras: "El arte puede llenar ese espacio vacío en tu vida. O en tu living, o en tu comedor. En el escritorio o en la oficina..." Nadie se alarme cuando el próximo aviso diseñado en flash diga "No te olvides de tu tarjeta".
No, no hay nada de malo en vender. Pero si uno es funcionario público -por lo menos hasta que se cambie esa denominación obsoleta y pasen a ser de una buena vez y abiertamente todos CEOs- no está de más tener un poquito de cuidado con las formas, al menos. Laurie Anderson, estrella en la noche de la mediocridad, señalaba en una entrevista reciente que hemos pasado de ser ciudadanos a ser clientes (si no, ¿por qué tenemos que renovar el pasaporte cada cinco años? ¿y las veredas?). Pero eso no es todo. Para que haya clientes tiene que haber mercancía. Al tipo de cambio actual, hoy los porteños no somos una clientela muy apetecible; funcionamos mejor como pequeños productores, trabajadores de alto rendimiento y bajo costo. Todavía no logramos producir soja (qué costaba, che, a ver si nos ponemos las pilas, un esfuercito), pero al menos podemos generar algún tipo de "contenido para ofrecer". Qué sé yo, tango, barrabravas, teatro, tribus urbanas, travestis, cine con realismo sucio, libros de cartón, rock, masacres en el rock, santuarios recordatorios de las masacres en el rock, algún debate emocionante en el congreso, movimientos sociales innovadores, piqueteros, algo. Algún "producto" que hipotéticamente, trabajo de esforzados servidores públicos mediante, podría llegar a "encontrar la demanda internacional".
Y ahí sí, podremos respirar tranquilos escuchando la más maravillosa música: clinc, caja.
Che... ¿Y los intelectuales? Bien, gracias; enfrascados en el debate acerca de qué foto llevar a la Feria de Frankfurt. O quizás, si se me permite citar otra vez a Laurie Anderson, "no sé, tengo la sensación de que lo único que está haciendo todo el mundo es chequear sus propios e-mails todo el tiempo". No, Laurie, también podrían estar actualizando su perfil de Facebook, e incluso escribiendo artículos acerca de Facebook y las nuevas subjetividades. Las opciones son infinitas.

Marcela Basch

Etiquetas: , , , , ,

 
posteado por La mujer de mi vida a 6:07 p.m. | 6 comentario(s) | links a este post
 
 
 
Kilak - Diseño y desarollos web